10/12/2014
Nuestros voluntarios: Testimonio de Victoria

Te invitamos a leer el testimonio de Victoria, voluntaria del Banco de Alimentos....

Mi nombre es Victoria Estrabeau, tengo 21 años y me acerque al Banco de Alimentos en vacaciones de invierno por una voluntaria extranjera: Nataly de Perú; ese mismo día que hice la entrevista empecé a trabajar en el área de depósito fraccionando los alimentos y clasificando.
A partir de ahí empecé a venir todos los días, donde encontré un grupo humano re lindo, de donde también me llevo amigos…
Como voluntaria aprendí la causa del Banco y como que me siento bastante identificada con eso y el equipo de trabajo también lo hace sentir así, con las donaciones y a las entidades a las que ayudan… si bien el Banco es una entidad más, se dedican a estar pendientes del resto.
Y tenemos también otras actividades que no solo es voluntariado adentro del Banco, sino diferentes eventos de los que podes participar y ayudar, que están muy buenos. Y a su vez, es como que te abre a conocer a otras personas y a hacer otros contactos al mismo tiempo, eso te sirve como experiencia personal y profesional.
Me sirve con el tema de la Facultad para sumar créditos, para la carrera de Contador Público, y como experiencia personal es más que positiva.
¿Qué te moviliza a venir y colaborar?
Mas allá de las actividades que hacemos acá y que sabemos que es para ayudar, el grupo humano que hay… porque te hacen sentir bien, no es que venís y es un embole..
Te divertís al mismo tiempo que trabajas!!
También el hecho de conocer otras historias de otros voluntarios, que si bien no te identificas con ellos, sentís que podes ayudarlos de alguna manera. Y eso te sensibiliza y humaniza un poco mas!
Principalmente el hecho de que venís a ayudar a un lugar que te sentís cómodo!
Rescato también el hecho que trabajan con voluntarios extranjeros y eso te da la posibilidad de conocer otras culturas.
Una de las últimas veces vinimos al Banco un sábado junto al grupo de Guías Argentinas a hacer una jornada de orden general del depósito, tratamos de ordenar todos los productos y separarlos, justo habían entrado bastantes donaciones en esos días previos. Entonces era necesario usar un día entero, no importaba la cantidad de horas que llevara ordenar todo, ya que los días semanales resultan imposibles.
Ellas se ofrecieron a venir en una de sus jornadas de voluntariado, eran alrededor de 35 chicas más las guías grandes ayudando… era re lindo ver a nenas de 3 o 4 años limpiando y ordenando productos, todas contentas! Después hicimos un almuerzo general en el que participamos todos y también estuvo bueno porque contaron su experiencia, conocí a ese grupo que tampoco lo conocía ni sabía que existía.
Por último me gustaría invitar a la gente a ser voluntaria, no tienen que dedicarle todo el tiempo del mundo, que pueden ayudar colaborando con eventos y que es importante porque todo el tiempo se necesita ayuda, porque los voluntarios vamos rotando.
No es necesario venir todos los días de la semana pero dedicándole 2, 3 o la cantidad de horas semanales que puedas estas ayudando y eso esta bueno!